BLUEBELL VALENCIA PLAZA

Es muy probable que a lo largo del día de hoy usted se aproxime levante con cierto desdén la mano -quizá también entre los últimos bostezos que preceden al fin de semana- y con total tranquilidad diga: “camarero, un cortado, por favor”. El ritual por el cual España está entre los veinte países que mayor café consumen siendo el 29º por población convive con una nueva realidad, la que se deriva de la llegada de la third wave of coffee, o lo que es lo mismo: un movimiento que pretende elevar el cultivo, producción y exquisitez del café a culturas más cercanas a nosotros como las del vino.

En Valencia desde el pasado mes de septiembre hay un único referente: Bluebell Coffee. Es una de las siete cafeterías que en España mantienen los dogmas de esta tercera ola del café, la segunda que se ha producido en Estados Unidos (la primera fue la de la gourmetización y conversión en gran producto de consumo a partir de Starbucks) y la tercera teniendo en cuenta lo mucho que hizo Italia hace décadas por llevar con sus máquinas y adicción cafetera esta bebida a través de sus inmigrantes.

Bluebell Coffe [Carrer de Buenos Aires, 3] es el proyecto de las hermanas Marián y Yolanda Valero junto a la pareja de la segunda, Erwan Treguer. Trabajando en Estados Unidos fue Marián la que se sorprendió por la cultura que sus compañeros de trabajo y conocidos tenían sobre el café. Distinguían procedencias, pero sobre todo se preocupaban por los rituales y el sabor de las diferentes fórmulas del café… ¡siempre sin azúcar! “La gran diferencia es controlar todo el proceso desde la producción del grano de café hasta el servicio en la mesa. Si alguno de los eslabones cede, se rompe toda la cadena y llegados a ese punto casi es mejor tomarse un arábica de cualquier bar”, apunta Marián.

Aun así, asegura no haber vuelto a probar el café tras sumergirse primero en Estados Unidos en la cultura del café de la tercera ola, aunque fue con su hermana en Berlín donde acabó por aceptar que existía una auténtica cultura global de esta bebida. “Países como Australia o Nueva Zelanda tienen una cultura muy extendida por el café y precisamente de países con mucha tradición es de donde pertenece el 80% de la clientela”.

Al entrar en la cafetería hay un grupo de tres estudiantes chinas -que hablan un perfecto español- que han decidido pasar la tarde tomando cafés en Bluebell Coffee: “el cafetero habitualmente entiende la bebida como puede hacerlo el amante de los vinos o las cervezas; no se toma uno. Se toma varios e intenta variar o probar nuevas procedencias del café de especialidad”, añade Marián.

ServicesArt Direction, DesignYear2015

Related Works